Mister Eastwood

Voy a contar cómo llegué hasta este señor.

 

Clint-Eastwood-1

Ya han pasado casi diez años desde que un día mi padre llegó a casa con un periódico bajo el brazo y un DVD envuelto en él; era la primera entrega de una larga colección de películas de Clint Eastwood, por quien, por aquel entonces, sentía cierta antipatía al asociarlo con el western.

Mi padre es un gran fan del género y recuerdo haber arrugado el morro cada vez que encontraba alguna de estas películas en la televisión, la compraba o la traía prestada de algún amigo. Entonces, esa tarde o esa noche, ocupaba el salón y me invitaba a quedarme a ver algunas, pero yo siempre salía corriendo. Solo una vez me quedé. Vimos La muerte tenía un precio (él por enésima vez), y me gustó. Me gustó bastante, además.

 

Cada semana iba exclusivamente a comprar el periódico para traer a casa la siguiente entrega, aunque no todos los domingos encontrábamos un hueco para el cine. Las cajitas se acumulaban ordenadamente a ambos lados del televisor y, en mis ratos libres, me dedicaba a bucear entre ellas, a quitarles el precinto de plástico y a ojear las sinopsis en busca de algún tesoro.  Así fue como tropecé con Mystic River (2003), la más reciente de la colección que, supongo, se editaría con motivo del estreno y éxito de Million Dollar Baby en 2004. La película me cautivó y cada vez que la nombran no puedo evitar visualizar a Sean Penn mirando por la ventana, tenso, como un perro apaleado hace siglos al que solo le queda la desconfianza, y la voz de Laurence Fishburne diciendo: “La tensión de los hombros es de la prisión”.

 

Mystic River (2003), Clint Eastwood

“Mystic River” (2003), Clint Eastwood

 

Descubrí películas entretenidas, con el clásico poso que siempre dejan las obras de Eastwood, un runrún que se queda en la cabeza durante un tiempo. Y descubrí también obras maestras que conocía de oídas pero a las que no me había atrevido a acercarme en su día por insulsos prejuicios de preadolescente. Tal fue el caso de la que considero ahora el mejor drama romántico que he visto por el momento: Los puentes de Madison (1995). Qué grandísima sorpresa fue ésa… Y el caso es que, la vea las veces que la vea, sigo llorando como una imbécil. Vi en ella una magia especial alejada de otras muchas películas del género que se recrean en azucarar cuentos prácticamente inverosímiles una vez se acaba la cinta. Robert y Francesca eran personajes reales, maduros, con una historia que se topa de bruces con la realidad de la vida rural (y es algo que conozco de primera mano, por lo que todo se volvía a cada minuto más intenso aún) y con los convencionalismos americanos.

"Los puentes de Madison" (1995), Clint Eastwood

“Los puentes de Madison” (1995), Clint Eastwood

 

Sin embargo, Mystic River y Los puentes de Madison eran películas que, quien más quien menos, podía recomendar. Encontré, aún embalada en su plástico una cinta protagonizada por Kevin Costner que no había llamado en todo aquel tiempo mi atención. Un día, sin mucho más que hacer, la separé del lado de Space Cowboys (2000) y de la intrigante Medianoche en el jardín del bien y del mal (1997), rasgué el envoltorio y di al play.

Un mundo perfecto (1993) se presentó ante mí con una sonora bofetada en respuesta a mis pocas expectativas, a mi falta de fe (¡por ceporra!), y me di cuenta de que estaba ante algo grande, muy subestimado y de una belleza asombrosa. Con esa mezcla de ternura y crudeza que tan bien sabe embelesarme si se domina con acierto (y Clint de eso sabe, y mucho), allí estaba yo, reconciliándome con Costner, y encariñándome del pequeño copiloto de esta perfecta road movie que llegó para quedarse.

Y lo mismo sucedió con Clint Eastwood, al que admiro profundamente, ya sea delante o detrás de la cámara, y quien a partir de tantos entonces tiene un amplio lugar reservado en mi filmoteca para él solito.

 

"Un mundo perfecto" (1993), Clint Eastwood

“Un mundo perfecto” (1993), Clint Eastwood

Anuncios

Un pensamiento en “Mister Eastwood

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s