Swamp ballet

No esperaba que el mayor de sus temores le aguijonease el cuello y le inoculase aquella extraña sensación: un miedo paralizante e inusual que trepaba hacia su cerebro.

No, no y no.

Era el error  –¿sería el mal-llamado error?–, pensó después, abandonado a aquella situación, repasándola, diseccionándola, esperando encontrar (o quizá tal vez con la esperanza de no hallar) una explicación para la metamorfosis que había convertido lo que temía en lo que ahora buscaba. El engaño, la mentira… todas esas historias de terror que había recitado de memoria ante los tribunales de la moralidad, creídas a pies juntillas y contra las que creía poseer una férrea retahíla de argumentos, estaban allí ahora. Eran tan reales  y palpables que toda su fortaleza se derrumbaba, y se encontró indefenso y desnudo, con la única verdad de sus sensaciones e impulsos a los que tanto miedo tenía.

 

Sabía lo que iba a encontrar al girarse: sabría reconocer unos pequeños ojos en un rostro claro, punzantes, a la espera de una reacción. Había notado el olor a jabón, la respiración templada bajo el oído y la seguridad de quien ha vivido media vida.

Se preguntó si algo nacido del error sería también otro error, otro engaño, otra mentira. Pensó en esas situaciones subordinadas al fervor de una victoria, al de una quimera que no tarda en evaporarse y deja al descubierto lo podrido del asunto: la realidad de unos números rojos, una soga al cuello o una vida vacía. ¿Acaso no estaba su realidad lo suficientemente podrida como para querer desecharla? ¿No sería aquel mal-llamado error una invitación a retirar los escombros de la cochambre? El error no es sino la antesala del acierto, sentenció. Pero, ¿a qué obedecen esas dos palabras; a lo que uno quiere, a lo que otros esperan; al daño propio, al mal ajeno? ¿Debía ser egoísta o altruista; y en qué medida debía ser cada una de esas cosas para no caer en la tiranía o en la estupidez?

Al final, el asunto era bien sencillo: muy, muy sencillo.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s