Averías

“Rafael Alberti, en su autobiografía La arboleda perdida, recoge otros entretenimientos de los residentes [de la Residencia de Estudiantes de Madrid] como el pedómetro y el carnuzo.

Pero no faltaron juegos más perversos, como el protagonizado por Lorca y Buñuel cuando, disfrazados de monjitas, asediaban con miradas y gestos provocativos a los estupefactos viajeros en los tranvías”.

Luís Buñuel vestido de monja (París, 1925)

Luís Buñuel  (París, 1925)

La pintura surrealista española (1924 – 1936), Lucía García de Carpi

 

Anuncios

Un pensamiento en “Averías

  1. Impresionante. La verdad es que Buñuel es un tipo curiosísimo. Me leí sus memorias del tirón. Obviamente, tienen su punto de fantasía y exageración hacia uno mismo, pero ayuda a descubrir buena parte de un genio irrepetible.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s